Cosas de listos y tontos

Inteligencia

Inteligencia

El otro día leía un artículo de estos que se mueven en las redes sociales titulado “Cuanto más tontos somos, más inteligentes nos creemos” … y créanlo o no, pero me hizo hasta pensar si yo mismo me creía un tipo listo o no, ujummmm

El artículo comenta varios casos y estudios en los que se pone objetivamente de manifiesto aquella idea del “inconsciente incompetente” que algunas veces habrás escuchado.  Como por ejemplo aquel ladrón de bancos que tras varios  atracos fue arrestado y al verse en las grabaciones de las cámaras gritó indignado “pero si estaba usando el jugo” … creyendo que untándose la cara con zumo de limón, su imagen no sería captada por las cámaras de seguridad … echando por tierra el mito del ladrón de bancos audaz.

Pues bien, estas afirmaciones y estudios avalan mi tesis de “el que más protesta menos razón tiene” que vengo desarrollando en mi trayectoria en el mundo de los recursos humanos.

En varias ocasiones me he cruzado con tipos y tipas que debían ser familiares del atracador de bancos anterior, porque su nivel de inconsciencia competencial rozaba los límites de la razón.

Estos personajes se caracterizan por alardear constantemente de sus supuestos logros (la mayoría responsabilidad de otros), a no reconocer errores flagrantes a pesar de que las evidencias son aplastantes en su contra y cómo no, a clamar constantemente por una mejora de su reconocimiento profesional y salarial, of course ¡¡¡

Y la verdad, es que no me explico cómo elementos de esta calaña pueden llegar a estar trabajando hoy en día en empresas consideradas serias.

Bueno, salvo en un caso en el que me encontré con un personaje que no valía ni para estar de pie pero lucía el mismo apellido que uno de los jefazos. O el de aquella otra señorita que mejor se quedaba en su caso porque no hacía más que perjudicar a sus compañeros, pero a la que su jefe miraba de forma más que amistosa.

También me he cruzado con algún elemento de estos en los cursos de formación (por suerte son muy escasos) Y ahí los ves, negando la mayor a pesar de las evidencias y del resto de la clase diciendole que no llevan razón.

Y la verdad, que en alguna ocasión que me han cogido con las defensas bajas y han conseguido sacarme de mis casillas y ponerme en un aprieto … porque ya lo dijo Mark Twin “Nunca discutas con un estúpido, te hará descender a su nivel y ahí te ganará por experiencia”

Pero fíjate que hasta le doy las gracias, porque así me han hecho ver que no soy tan bueno cómo decía mi abuela y que siempre debo seguir mejorando … es por eso, que la próxima vez que te consideres un fenómeno en esto o en lo otro, acuérdate del atracador de bancos.

Roberto Jiménez Jiménez

Key for Business Consulting

Esta entrada fue publicada en Artículos de opinión. Guarda el enlace permanente.

Una Respuesta a Cosas de listos y tontos

  1. Pingback: Cómo cagarla con un cliente | k4b.es

Los comentarios están cerrados.